fbpx

¡Justicia para Bolivia! Herida sangrante sin cicatrizar. #ExigimosJusticia

abril 2, 2023
Juan Pedregal | n25bo

Loading

El portavoz de la Presidencia, Jorge Richter, advirtió que si no se hace justicia por la ruptura del orden constitucional y las masacres de 2019, Bolivia tendrá una herida que sangrará de forma permanente. Esto, debido a que el “señor de Comunidad Ciudadana” cerró las puertas a una sucesión constitucional, señalando que ningún legislador del MAS podía asumir la presidencia tras la renuncia de Evo Morales, vulnerando la Constitución y los reglamentos del Legislativo.

La exsenadora Jeanine Áñez fue condenada a 10 años de prisión por su autoproclamación como presidenta de facto. A ello se suman otros cargos por el caso Golpe de Estado I y, en unos meses más, será enjuiciada por las masacres de Senkata, El Alto, y Sacaba, Cochabamba, donde más de una veintena de personas fallecieron por impactos de bala.

Para esas acciones, el gabinete del régimen de Áñez aprobó el Decreto Supremo 4078 que liberó de responsabilidad penal a los agentes militares. El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) estableció que en Senkata y Sacaba se cometieron masacres.

El excívico Luis Fernando Camacho también es procesado por su participación en la ruptura del orden constitucional de 2019. Camacho confesó que fue su padre quien “cerró” con policías y militares para que se mantengan acuartelados.

El 28 de marzo, Áñez y Camacho se entrevistaron, por separado, con los integrantes de la delegación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que cumplió una visita “in loco” a Bolivia para evaluar la situación de los derechos humanos. Ambas partes se “autoidentificaron como presos políticos”, según las observaciones preliminares de la CIDH.

Al respecto, Richter señaló que esa autoidentificación significa que “no es un hecho probado” porque esa condición se respalda con elementos rigurosos como que se los persiga por su forma de pensar o porque se los quiera callar, entre otros elementos, lo que no ocurre con Camacho y Áñez.

“Aquí no hay presos políticos”, enfatizó el portavoz respaldado en las observaciones preliminares de la CIDH. Para Richter, el hecho del año 2019, en caso de que no se cierre en el marco de la institución jurídica del país, Bolivia tendrá una herida que estará “sangrando de forma permanente”.

Compartir en